22/07/1812

El Segundo Triunvirato envía al Cabildo un oficio en el que se recomienda encargar “una composición sencilla, pero majestuosa e imponente (…), un himno  que en todos los espectáculos públicos se entone al principio de ellos, con la dignidad que corresponde a la marcha de la patria, debiendo en el entretanto permanecer los concurrentes en pie y destocados”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.