1929

Se inaugura el Café «El Banderín». Su predecesor, fundado por JUSTO RIESCO se llamaba “El Asturiano” y era un almacén, donde funcionaba además un bar de barrio porteño. Estaba ubicado en la calle Guardia Vieja 3601, barrio de Almagro, de la ciudad de Buenos Aires y cuando don JUSTO se jubiló, comenzó a viajar y del bar se hizo cargo del bar, su hijo JUSTO, fanático de River Plate. Se le ocurrió pegar banderines del Club de sus amores en las paredes y luego fue agregando otros que le traían amigos y parroquianos, además de los que le traía don Justo de sus viajes. Así nació el “Bar “El Banderín”, un simpático y emblemático “Bar Notable” que se caracteriza por tener sus paredes totalmente cubiertas con banderines de todas partes del mundo y representativos de la actividad, el deporte o la ciudad que se le ocurra pensar  (ver)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.