1880, EL AÑO DE LA GRAN EXPANSIÓN ARGENTINA

Hubo un período de nuestra Historia, conocido como el de la gran expansión,  que ha dejado grabados números que hoy asombran y que nos obligan a preguntarnos ¿Qué fue lo que nos pasó?.

Resultado de imagen para Exportaciones argentinas en el siglo xix

“A comienzos del siglo XIX, cuando se produjo la independencia de España, el territorio de la actual República Argentina, integraba el Virreinato del Río de la Plata, junto con las actuales Repúblicas del Uruguay, Paraguay y Bolivia”, que luego se escindieron y se constituyeron en  entidades nacionales independientes y soberanas.

“En ese momento, la Argentina, era el país más relegado de lo que hoy es América Latina. Ocupaba solamente el 40% del territorio continental heredado del Virreinato del Río de la Plata y su población era menor que la de Paraguay y dos veces y media menos que la de Chile y Bolivia. Méjico tenía 25 veces más habitantes que la Argentina, mientras que Brasil, 10 y Perú, 7. Constituía aproximadamente, al momento de su Independencia, entre el 2 y el 3% de la economía de América Latina”.

La Argentina soportó luego durante varias décadas una sangrienta guerra civil, que tuvo como eje, la lucha por el predominio entre Buenos Aires y el resto del país, una confrontación que recién se resolvió a mediados del siglo XIX, cuando JUSTO JOSÉ DE URQUIZA venció a JUAN MANUEL DE ROSAS en la Batalla de Caseros el 3 de febrero de 1852.

Debió librar una cruenta guerra con los aborígenes para recuperar el inmenso territorio dominado a sangre y fuego por ellos y a partir de entonces, expandió su actividad agropecuaria y comenzó a exportar sus productos, sentando las bases de su desarrollo. Los capitales del exterior (mayoritariamente ingleses) comenzaron a fluír y una incipiente industria, especialmente manufacturera, se sumó en esta marcha hacia un brillante porvenir.

Concluída la guerra civil, subsistían aún los conflictos internos y varias revoluciones, alzamientos y asonadas alteraron la paz. En 1825, la guerra con Brasil marca un parate dramático a su avance, aunque sin alterar su rumbo y en 1853 al sancionarse una Constitución Nacional, comienza a vislumbrarse el arribo de la esperada estabilidad institucional

La guerra con Paraguay en 1865 es otro hito desgraciado de nuestra Historia, pero no logra interrumpir el proceso ya iniciado. El país avanza decididamente hacia su futuro como Nación influyente de la región y la normalidad político-institucional que se ha logrado, permite que los Presidentes se sucedan sin interrupción.

La gran expansión (1880-1910)
Así llegamos al año 1880. “La Argentina tiene a partir de ese momento, una expansión económica sin precedentes, que se basa en la exportación de cereales y carnes en gran escala; inversión extranjera (especialmente británica) para infraestructura y servicios y una asociación Comercial con el Reino Unido que es el principal comprador de los productos argentinos”,

En lo político, mantiene un sistema institucional sobre la base de la participación democrática restringida, pero que resulta estable y previsible, siendo el país gobernado por una elite de ideología liberal-conservadora, cuyos procedimientos, al decir de los actuales políticos, “eran legales, aunque no éticos”..

En este período se produce una gran inmigración europea entre los que predominaban españoles e italianos (en 1910, el 60% de los habitantes de Buenos Aires, era de origen extranjero), lo que sirvió de estímulo para el desarrollo de actividades productivas en todo el territorio nacional y la Promulgación de la Ley 1420 de educación pública, gratuita y obligatoria, sancionada en 1884, le permite, tener en 1910, un porcentaje de alfabetismo, superior al que en ese momento tenía la mayoría de los países de Europa” .

“El país se pone entonces definitivamente en marcha a partir de 1885 y la expansión es de tal magnitud, que en este periodo, la Argentina crece a un ritmo mayor que el de los Estados Unidos. Es así que, en 1910, al cumplirse el primer centenario de la Revolución de Mayo, el país es la décima economía del mundo; el séptimo exportador y representa aproximadamente el 7% del comercio mundial y el 50% del Producto Bruto Interno de América Latina”(Doctor Rosendo Fraga, Presidente Centro de Estudios Nueva Mayoría, en «Argentina: dos siglos de patadojas», para la Revista Militar).

Es decir, que solo en poco más de un siglo, desde esa privilegiada posición en el concierto de los países del mundo, la República Argentina, ha caído a la condición de país emergente, con graves distorsiones en su economía, con un escalofriante índice de pobreza y sin rumbo en lo político, todo lo cual debería movernos a preguntarnos ¿Qué fue lo que nos pasó?. Más, si recordamos que después de esta «bonanza», vino la deblacle de 1890 (ver Pánico de 1890)

Fuentes “Argentina: dos siglos de paradojas”. Doctor Rosendo Fraga, Ed. Revista Militar, Buenos Aires; “Montthly Bulletin of Stadistics”, Ed. Naciones Unidas, 1979; “Minerals Years Book”. Ed. Bureau of Mines,  United States Departament of the Interior, Washington, 1978, “Almanaque Mundial”. Ed. América S.A., Panamá, 1979

1 Comentario

  1. Raul

    Era comprensible. No había Indec para medir la pobreza, que rayaba en la esclavitud. Aunque los esclavos costaba alimentarlos y vestirlos, En cambio a los trabajadores campesinos en ese tiempo ni siquiera los «influyentes terratenientes» les daban lo suficiente para comer o vestirse. Es decir que el PBI se repartía en pocos privilegiados, que se habían apropiado casi gratuitamente de las tierras liberadas por Roca a los indígenas. Y sembrada por la moderna casta empleada casi gratuitamente, era lógica la mayor producción con el mismo o menor gasto que industrializando o modernizando el campo, También la inversión en cultivos era pingüe ganancia neta para los capitales, tanto locales como extranjeros, por ser el trabajo gratuito,y a cambio o en permuta de alojamiento hasta infrahumano. Los que se «llenaron» por decirlo de una burda manera, fueron unos pocos, gracias al sacrificio y renunciamiento de alguna mejora alimentaria o habitacional de las grandes mayorías.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.