1644

Teniendo en cuenta la violencia y frecuencia de los ataques de los “bandeirantes” a los poblados administrados por los jesuitas, se los autoriza a emplear armas de fuego en caso de ataque.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.