15/12/1901

En camino hacia la Antártida, el científico sueco OTTO  NORDENSKJÖLD llegó a Buenos Aires, donde el Gobierno argentino le proporcionó suministros, combustible y otros tipos de ayuda con la condición de que incluyese en el grupo que iba a invernar a JOSÉ SOBRAL, un joven oficial de 21 años perteneciente a la Armada Argentina y al artista estadounidense Frank Wilbert Stokes. Sobral debía llevar a cabo una serie de estudios científicos, mientras que Stokes era un dibujante que realizó pinturas al óleo y una serie de dibujos durante el viaje. Como integrante de esa expedición, el alférez SOBRAL, pasó dos años en la Isla Cerro Nevado, convirtiéndose así en el primer argentino que invernó en la Antártida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.