14/12/1821

El pueblo de Cangallo, en el Alto Perú, unido a los indígenas de Huamanga, por tercera vez se levantó en armas contra el poder español. El jefe realista CARRATALÁ acudió a sofocar la sublevación jalonando su camino con incendios y ejecuciones. Cangallo, según sus propias palabras “quedó reducida a cenizas y borrada para siempre del catálogo de los pueblos (ver «Incendio de Cangallo» en Crónicas)”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.