11/08/1770

El comandante JUAN IGNACIO DE MADARIAGA regresó a Cádiz para informar a la corte española sobre los sucesos de “Puerto Egmont” y el exitoso desalojo de la guarnición británica, pero esta noticia, lejos de alegrar a las autoridades españolas, les causó una gran preocupación. Comprendieron que se encontraban en una disyuntiva: si avalaban la acción de BUCARELLI y de MADARIAGA, la guerra sería inevitable en cuanto los británicos tuvieran conocimiento del incidente. Si, por el contrario, desautorizaban la expedición, sus derechos sobre las islas se verían perjudicados.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.