10/1808

Febriles gestiones y el oportuno pago de los haberes atrasados a oficiales y tropa que se presumía comprometidos en un golpe para derrocar a Liniers, calma los ánimos y trae algo de tranquilidad a las autoridades y decide a los sediciosos a postergar el golpe hasta el 1º de enero del año siguiente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.