1853

Llegan a Buenos Aires las primeras máquinas de coser  y las costureras se resisten a usarlas, resultando difícil  convencerlas de que no son peligrosas y que en cambio facilitarán y harán mejor y más rápidamente sus labores.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.