1812

Comienzan a instalarse en las afueras de Buenos Aires, numerosos saladeros utilizando la sal que se trae de las “Salinas Grandes”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.