RESTORÁN EL GLOBO (1914)

El emblemático restaurante “El Globo”, ubicado en la esquina de Hipólito Yrigoyen y Salta, pleno barrio de Monserrat, es un  clásico de la cocina española que seduce con su puchero a la española y otros manjares ibéricos. Fue fundado por inmigrantes, naturalmente españoles y debe su nombre a la sugerencia de JORGE NEWBERY, un habitué del lugar. El amplio salón de estilo español todavía guarda algunos detalles de la decoración original, como las puertas cancel, el mueble de madera que cubre la pared detrás de la barra, algunos vitraux y el nombre del restaurante inscripto en letras de bronce sobre el granito del piso, en la entrada de la esquina.

ARMANDO AMOEDO, uno de los dueños, cuenta orgulloso la historia del lugar: “Esta era la casa de la familia SÁNCHEZ DE BUSTAMANTE y se supone que a fines del siglo XIX se mudaron de aquí, escapando de la fiebre amarilla”. La casa debía ser muy grande. El salón llegaba por lo menos hasta mitad de cuadra (sobre Hipólito Yrigoyen), ya que al fondo del restaurante, en la cocina, se ven las mismas columnas que en el salón principal, donde hoy están las mesas. Luego, a comienzos del siglo XX, se fundó con el nombre de  “Fernández y Fernández, Bar y Billares”. Al principio, era un lugar de concurrencia bastante clandestina  procedente de los bajos fondos”, comenta Amoedo, y muestra, en el sótano, algunas maderas que sobreviven de los “reservados” que allí había.

“JORGE NEWBERY -cuenta Amoedo- era un tipo muy de la noche, venía seguido y él fue quien sugirió, en 1908, que cambiaran el nombre por El Globo, en homenaje del primer cruce en globo del Río de la Plata que él mismo había protagonizado el año anterior con el “Pampero”. Fue el primero de noviembre de ese año. Su autorización por escri­to para utilizar el nombre todavía está. La tiene un señor de apellido MOURO, pariente de quien con un tal LÓPEZ fueran los dueño en otra época y .que pasados los años, le vendieron el negocio a cinco gallegos, como lo atestigüa un ,  cartelito de chapa con fondo azul, que luce en una de las paredes la leyenda “Bar y Restaurante El Globo” y debajo “Rial, Barreiro y Cia”.

Pero el restaurante tiene todavía más historia. Próximo al Congreso, fue frecuentado por legisladores y también por varios presidentes. “Venía Illia, y cada vez que entraba lo aplaudían. Y la campaña previa a la presidencia de Alfonsín se hizo acá, porque el comité estaba a media cuadra”, revela el propietario. Además, El Globo es un lugar elegido por artistas. Lola Membrives, Carmen Amaya, Margarita Xirgu y Jorge Luis Borges frecuentaban sus mesas, que aún reciben a comensales destacados, como Mercedes Sosa, León Gieco, Horacio Guarany y Teresa Parodi, entre otros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.