PROHIBEN HONRAS FÚNEBRES A ROSAS (24/04/1877)

El Gobierno de Buenos Aires prohibe la celebración de Honras Fúnebres en Honor de JUAN MANUEL DE ROSAS. Un aviso publicado imprudentemente en los diarios del 21 de abril de 1877, por la familia de Rosas, invitaba a un funeral rezado en sufragio del alma del extinto caudillo porteño, que debía celebrarse el día 24, en la iglesia de San Ignacio. Al día siguiente apareció otro, concebido en los siguientes términos: “Al pueblo de Buenos Aires se le invita a asistir, el 24 del corriente, a los funerales que por el eterno descanso del ilustre brigadier general don Juan Manuel de Rozas, se celebrarán en la iglesia del Colegio. Creemos inútil recomendar la asistencia al pueblo patriótico de Buenos Aires. Varios amigos del ilustre brigadier”.

Es sabido que Rosas prohibía, por medio del Departamento de Policía, no sólo la celebración de funerales, sino toda manifestación de dolor a las familias de las personas inmoladas por él, por ser o parecer afectas al partido unitario. Buenos Aires entero protestó de la intención de tributar honras fúnebres a Rosas en presencia de los hijos y descendientes de un pueblo que fue, por tanto tiempo víctima de su tiranía. El gobernador, CARLOS CASARES, interpretando el sentimiento público, prohibió el funeral anunciado. El intento de la familia de Rosas dio motivo a la constitución de una Comisión Popular, compuesta de ciudadanos prestigiosos, notables en las armas, el foro, la prensa y el comercio, bajo cuyos auspicios se celebró en la Catedral, el mismo día 24, un suntuoso funeral dedicado a las víctimas de ROSAS. Al acto, que resultó solemne y conmovedor, asistieron los gobiernos de la Nación y de la Provincia y todo el pueblo de la Capital, sin distinción de clases ni de partidos, pues se vieron en el templo muchas personalidades que fueron siempre adictas a Rosas y a su política.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.