PRIMERA ORDENANZA DE TRÁNSITO (29/11/1905)

La Municiplidad de Buenos Aires implanta la primera Ordenanza General de Tránsito, que impone a los automóviles la velocidad máxima de 14 Km. en el radio céntrico. En 1892 la ciudad se había conmovido ante la aparición del primer automóvil que recorrió sus calles. Se trataba de un vehículo marca Benz que era conducido por su dueño, DALMIRO VARELA CASTEX. Los primeros automóviles despertaron admiración y también rechazo entre los que pensaban que eran demasiado ruidosos y constituían un peligro para la gente. Siete años más tarde ya había en la ciudad 446 automotores, de los cuales 340 eran particulares, 82 de alquiler y 24 camiones. El Concejo Deliberante comenzó a estudiar entonces un proyecto de ordenanza para reglamentar el tránsito, disponiendo que ningún vehículo podía despla­zarse nunca a velocidades superiores a la de “un caballo al trote”. Pero un acontecimiento dramático aceleró la reglamentación de la nueva ordenanza: el primer accidente fatal con un automóvil, ocurrió en la avenida Alvear (hoy Libertador), entre Bustamante y Billinghurst. Los diarios informaron que un auto de alquiler ”alimentado a bencina, que son los más rápidos”, se había estrellado contra una columna de alumbrado a causa de una mala maniobra de su conductor, que no pudo controlar el auto por la velocidad que llevaba. Uno de los pasajeros “dio con el cráneo en la columna” y fue conducido al hospital del Norte donde murió poco después. Aquella primera víctima del automóvil en Buenos Aires se llamaba NICOLÁS VIGNOLE. La prensa reclamó a la Municipalidad para que impidiera que “gente inexperta salga a la calle gobernando máquinas que se convierten en instrumentos de muerte por esa inexperiencia de los que manejan”. Poco después se sancionó la primera ordenanza, que establecía una velocidad máxima de 14 kilómetros por hora en la zona céntrica y en “la avenida Alvear hasta Palermo” y días más tarde, se otorgaron los primeros registros de conductor y se reglamentó esta ordenanza de tránsito.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.