EL GUARDIA NACIONAL, PRIMER PERIÓDICO EDITADO EN SANTIAGO DEL ESTERO (17/09/1859)

En la ciudad de Santiago del Estero apareció el primer periódico que se editó en dicha provincia: El Guardia Nacional.

El diario “La Prensa”, del 29 de septiembre de 1859, al respecto publicó la siguiente nota: “Algunos años antes, por Ley de la provincia de 1854, se aprobó la trasferencia que el gobierno tucumano hacía de una vieja imprenta de su propiedad, como pago en especie “a cuenta de la deuda de la expedición Espinosa”. Con esos elementos se instaló la primera imprenta, a la que se denominó “21 de Octubre”, en recuerdo de la victoria en la batalla de “Tacañitas”, en 1852, de las fuerzas santiagueñas sobre las tucumanas. Funcionaba en los bajos del Cabildo e imprimía principalmente publicaciones oficiales. Juntamente con la prensa llegó de Tucumán un experto que la preparó y enseñó los secretos de la tipografía en Santiago del Estero. Este experto, llamado PEDRO R. ROBLES, fue el editor de El Guardia Nacional, nombre que llevaba otro periódico fundado por él en Tucumán y que apareció hasta 1856.

En sus cuatro páginas, que aparecían semanalmente, ostentaba, al pie del nombre, una transcripción del artículo 14 de la Constitución en lo relativo al derecho de publicar las ideas por la prensa sin censura previa. El único ejemplar que se conserva del primer periódico santiagueño, según lo expuesto en una interesante conferencia por un periodista local, se encuentra en la Biblioteca de la Universidad de La Plata y corresponde al día 19 de noviembre de 1859. Su lectura refleja las inquietudes que agitaban a la provincia, constituidas principalmente por la lucha contra los indígenas en la línea de fronteras y por la escasez de- medios para prestar socorro a las tropas de guarnición en los fortines. En el mismo número se daba cuenta de la instalación de la primera Escuela pública para niñas, denominada “Colegio Nueve de Julio”.

La tirada del Guardia Nacional era de 150 ejemplares, los que eran esperados con ansiedad y circulaban de mano en mano. Pero el interés que despertaba no ocultaba el carácter oficial de la hoja, a la que, en forma despectiva, se la llamaba “El Patrio”, por su adhesión al gobierno, que costeaba su publicación. A pesar de su escasa tirada y reducido costo, la publicación de “El Guardia Nacional” resultaba onerosa para el gobierno, por lo que su vida sólo duró unos nueve meses. Posteriormente fue adjudicado en licitación pública a un Club cívico llamado “25 de Mayo”, que tampoco pudo mantenerlo durante mucho tiempo. “No obstante el carácter oficial del periódico, su condición de ser el primero editado en la provincia, le asigna valor histórico en las efemérides del periodismo nacional” (ver “Diarios, Periódicos y Revistas” en Temas Puntuales).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.