LA MUERTE DE PEDRO CASTELLI (7/11/1839)

LA MUERTE DE PEDRO CASTELLI. Cuando el 29 de octubre de 1839. los hacendados del Sur de la provincia de Buenos Aires, promovieron un movimiento revolucionario para derrocar a JUAN MANUEL DE ROSAS (“la revolución de los Libres de Sur”), eligieron como jefe militar al coronel PEDRO CASTELLI pero antes de lograr que este movimiento se extendiera y sin haber podido acordar ni tan siquiera el plan de acción que desarrollarían, fueron tempranamente derrotados en la batalla de Chascomús por la celeridad con que actuaron las tropas del gobierno federal comandadas por PRUDENCIO ORTÍZ DE ROSAS. El 5 de noviembre de 1839 Castelli recién había logrado reunir unos dos mil ciudadanos en Dolores y otro grupo numeroso en Chascomús, cuando el 7 de noviembre, precisamente allí, en Chascomús, se vio obligado a presentar batalla, sin estar listo aún para ello, siendo derrotado tras un sangriento combate que libró contra las fuerzas federales, que al mando del coronel GRANADA, habían sido destacadas con esta misión por su jefe, el general PRUDENCIO ORTIZ DE ROSAS. El jefe revolucionario, Pedro Castelli, fue tomado prisionero y luego degollado. Su cabeza fue remitida al comandante militar de Dolores (Buenos Aires), para que la hiciera colocar en una pica, como se hizo, efectivamente. El coronel Pedro Castelli había nacido en Buenos Aires en 1801. Se inició en la carrera militar como cadete de la segunda compañía del primer escuadrón del Regimiento de Granaderos a Caballo. El 3 de febrero de 1813 tomó parte en el combate de San Lorenzo. Participó en el sitio de Montevideo y tomó parte en la lucha contra Artigas en la Banda Oriental. Fue uno de los firmantes de la famosa Acta de Fontezuelas. Luchó en las contiendas intestinas durante los aciagos años de 1818 a 1820. Retirado del servicio de las armas se dedicó a los trabajos rurales. Cuando en 1839 los hacendados del Sur resolvieren hacer un movimiento revolucionario para derrocar a Juan Manuel de Rosas, le eligieron como jefe militar. Pero fue derrotado en Chascomús y cayó en manos de los federales quienes lo degollaron.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.