LA LEGIÓN PARAGUAYA (18/12/1864)

LA LEGIÓN PARAGUAYA. El 18 de diciembre de 1864 se fundó en Buenos Aires una Asociación de emigrados paraguayos destinada a unificar los trabajos tendientes “a la regeneración del Paraguay”. Según el acta de fundación –conservada en el archivo del general JUAN A. GELLY Y OBES– los propósitos de la asociación eran: “Rescatar la patria de las guerras del tirano que la ha convertido en patrimonio suyo”. “Darnos una Constitución cual corresponde a un pueblo que ha adoptado la forma republicana, que establezca yregle los altos poderes del Estado. Elevar al Gobierno hombres que nos traigan la consideración y aprecio de todo gobiernoculto y que merezca la confianza de los gobiernos vecinos. Depuestos los López del poder serán juzgados ante la ley. Echar un velo sobre la época anterior en todo lo que sea de un carácter puramente político. El resumen de nuestros propósitos es hacer la luz en las tinieblas; que la civilización mate a la barbarie”. En su declaración estos emigrados –de 30 a 40 hombres en total– expresaban que podían “levantar más de 2.000 paraguayos diseminados en los Estados del litoral de la República Argentina”. Sus figuras principales eran JOSÉ SEGUNDO y JUAN FRANCISCO DECOUD, JAIME SOSA, BENIGNO FERREIRA, CARLOS LOIZAGA, FERNANDO ITURBURU y CIRILO ANTONIO RIVAROLA, quienes, al producirse la guerra de la Triple Alianza, amparados en el artículo 7º del Tratado (“la guerra no es contra el pueblo del Paraguay”), organizaron la Legión Paraguaya. Esta Legión llegó a Corrientes con las fuerzas que comandaba el general WENCESLAO PAUNERO, jefe del primer cuerpo del Ejército argentino y muy pronto se vio dividida por graves desavenencias de sus dirigentes. Algunos de los legionarios, entre ellos Benigno Ferreira, se alejaron de dicho cuerpo y pasaron a revistar en el Ejército argentino, pero la mayoría de ellos hizo la campaña en la Legión Paraguaya. Sosa, Ferreira y los Decoud, en setiembre de 1865 intervinieron como gestores de la capitulación del coronel ESTIGARRIBIA en Uruguayana. Fernando lturburu, por su parte, sirvió a URQUIZA durante la tramitación confidencial con el general ROBLES, tendiente a lograr la defección de este jefe con todo su ejército. Durante el último año de la guerra del Paraguay, surgió en Asunción una segunda Legión Paraguaya, cuando 367 paraguayos opositores a LÓPEZ ofrecieron a los aliados un cuerpo de voluntarios para ayudar “a dar el último golpe al más cruel enemigo del pueblo paraguayo”. El pedido de este nuevo grupo fue recibido favorablemente por los gobiernos aliados y el 20 de febrero de 1869, el presidente argentino SARMIENTO, lo aceptó oficialmente. Poco más de un mes después, el 29 de marzo, el general EMILIO MITRE, oficiando de padrino de la ceremonia, entregó la bandera paraguaya a la Legión, constituida en unidad regular del ejército aliado. Los Legionarios de Asunción tomaron parte así de la campaña denominada de la Cordillera, durante los últimos meses de la guerra. El mariscal López alcanzó todavía a dirigir una protesta a GASTÓN DE ORLEÁNS, comandante de los aliados, al ver flamear aquella bandera frente al ejército paraguayo. El gobierno provisional del Paraguay, surgido en junio de 1869 con la dirección de SILVA PARANHOS, salió de la Legión Paraguaya y según el escritor Juan Silvano Godoy, el triunviro CIRILO A. RIVAROLA, impuesto por el Brasil y LOIZAGA y DÍAZ DE BEDOYA, impuestos por la Argentina, también fueron integrantes de esta segunda Legión Paraguaya.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.