LA DESOBEDIENCIA DE SAN MARTÍN (1819)

LA DESOBEDIENCIA DE SAN MARTÍN. Corría el año 1819. Disconformes con laconstitución de 1819, que a su juicio vulneraba las autonomías provinciales, varios caudillos se oponían con firmeza al recientemente nombrado Director Supremo del Estado, el general José Rondeau, y proclamaban el enfrentamiento militar con Buenos Aires. Prosiguiendo con la movilización dispuesta por Pueyrredón, su antecesor en el cargo, Rondeau ordenó que los Ejércitos del Norte y de los Andes (instalado en Cuyo) , retornaran a la Capital para hacer frente a la situación de rebeldía generada por los caudillos. . Belgrano, quien como jefe del Ejército del Norte, se hallaba en Córdoba con sus fuerzas, debe regresar gravemente enfermo a Tucumán y deja en su lugar al general Francisco de la Cruz. Este procura cumplir la disposición del gobierno, pero una parte de sus tropas, se le sublevan antes de llegar a destino. San Martín, en cambio, deseoso de llegar cuanto antes a concluirsu plan libertador, desobedece la orden y vuelve a Chile para continuar con la organización de la expedición al Perú. Sólo deja algunas fuerzas en Cuyo, al mando del coronel Alvarado, para que se pusieran al servicio del Directorio, si éste así lo requería. Este episodio, que cobró por entonces significativa relevancia, es recordado por el general José María Paz en sus “Memorias”, donde dice: “La guerra civil repugna generalmente al buen soldado y mucho más, desde que tiene al frente un enemigo exterior y cuya principal misión es combatirlo. Este es el caso en que se hallaba el ejército, pues que habíamos vuelto espaldas a los españoles para venirnos a ocupar de nuestras querellas domésticas. Y a la verdad, es sólo con el mayor dolor que un militar, que por motivos nobles y patrióticos ha alcanzado esa carrera, se ve en la necesidad de empapar su espada en sangre de hermanos. “Dígalo si no el general San Martín, que se propuso no hacerlo y lo ha cumplido. Aún hizo más, en la época que nos ocupa; pues, conociendo que no podía evitar la desmoralización que trae la guerra civil, procuró sustraer su ejército al contagio, desobe­deciendo las órdenes del gobierno, que le ordenaba que marchase a la Capital para cooperar con el Ejército del Norte y el de Buenos Aires para atender el frente interno. Si San Martín hubiese obrado obedeciendo la orden, como lo hizo Belgrano, seguramente habría perdido su ejército y no hubiera podido realizar la gloriosa campaña a Lima”.

7 Comentarios

  1. Anónimo

    Gracias por la información

    Responder
    1. Anónimo

      ok

      Responder
  2. Anónimo

    Muchas gracias

    Responder
  3. Anónimo

    cac

    Responder
  4. Anónimo

    Ahre

    Responder
  5. Anónimo

    Alguien me lo puede resumir mañana tengo prueba y es re tarde no tengo tiempo de leero todo

    Responder
  6. Anónimo

    Digo que es tarde porque me levante a las 5 de la mañana y estoy muerta de sueño

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.