LA BANDERA FEDERAL

LA BANDERA FEDERAL. Según el historiador uruguayo Bernabé Carranza, la bandera que hoy es el principal símbolo de los entrerrianos fue izado por José Artigas en Arerunguá el 13 de enero de 1815. Dos meses antes que en Montevideo. La bandera nació, entonces, tres días después del combate de Guayabos, del 10 de enero de 1815, encuentro que fue de gran importancia para los intereses federales, como antes lo había sido el combate del Espinillo en Entre Ríos (22 de febrero de 1814). Lo llamativo es que, en tiempos en que las comunicaciones eran lentas si se las compara con la actualidad, la banda azul y blanca cruzada con una banda roja, se esparció por la Liga de los Pueblos Libres con una velocidad asombrosa. En apenas dos meses y medio se izaba en todos los mástiles de la región. La segunda vez que se alzó la tricolor fue en Saladas, Corrientes, un 17 de enero de 1815. (siempre siguiendo los estudios de Carranza). La tercera en Entre Ríos, el 1º de marzo de 1815, aunque aquí Carranza admite que pudo ser enarbolada antes. La cuarta fue en Santa Fe el 24 de marzo de 1815. Después en Montevideo el 26 de marzo, y posteriormente en Córdoba el 28 de marzo de 1815. Los diseños no eran iguales. Pero para Carranza quedó demostrado que por lo menos la izada en Montevideo era igual a la que hoy flamea en las escuelas entrerrianas. Cuando fueron repatriados los restos de Artigas, muerto en el exilio del Paraguay, José maría de Roo (hijo) pidió en noviembre de 1856 que la urna funeraria fuera cubierta por la bandera de banda roja que diseñara su padre. El presidente de la nación, Gabriel Antonio Pereyra, aceptó porque él mismo había sido testigo del izamiento en 1815. Era, pues, la de banda roja oblicua. Los diseños de las banderas primeras fueron distintos, aunque el espíritu era el mismo. Esa misma banda roja de 1815 quedó en los escudos de varios departamentos y ciudades del Uruguay, de la provincia argentina de Entre Ríos y en el escudo de la provincia oriental diseñado en 1816, que muestra también símbolos charrúas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.