DESCUBRIMIENTO DE LAS CATARATAS DE IGUAZÚ (1542)

«E yendo por dicho rio dé Iguazú abajo, era la corriente de él tan grande que corrían las canoas por él con mucha furia; y esto causó que muy cerca de donde se embarcó, da el rio un salto por unas peñas abajo muy altas, y da el agua en lo bajo de la tierra tan grande golpe, que de muy lejos se oye; y la espuma del agua, como cae con tanta fuerza, sube en alto dos lanzas y más, por manera que fue necesario salir de las canoas y sacallas del agua y llevarlas por tierra hasta pasar el salto, y a fuerza de brazos las llevaron más de media legua, en que se pasaron muy grandes trabajos; salvado aquel paso, volvieron a meter en el agua las dichas canoas y proseguir el viaje, y fueron por el dicho rio abajo hasta que llegaron al rio del Paraná»(Álvar Núñez Cabeza de Vca).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.