COMBATE DE LA CHARILLA (16/09/1841)

COMBATE DE LA CHARILLA. En las proximidades de la Posta de la Cabra, provincia de San Juan, el general fraile JOSÉ FÉLIX ALDAO enviado por JUAN MANUEL DE ROSAS, el coronel MARIANO ACHA es derrotado en esta localidad de la provincia de Catamarca por el fraile general JOSÉ FÉLIX ALDAO.

En setiembre de 1841, el coronel MARIANO ACHA al mando de un pequeño destacamento, salió de Tucumán para incorporarse a las fuerzas que al mando del general LAVALLE operaban en esa provincia y al llegar a un paraje denominado “Musan” es sorprendido y vencido por efectivos federales. ACHA se retira hacia Catamarca y se incorpora a las fuerzas de ARÁOZ DE LAMADRID.

Al mando de la vanguardia compuesta por unos 600 hombres, de este ejército, llegando a “Albardón”, nuevamente toma contacto con los federales, esta vez al mando del general BENAVIDEZ a quien derrota para seguir su marcha. Pero los federales insisten en su hostigamiento y el general ALDAO es quien sufrirá una nueva derrota a manos del coronel unitario.

Pero los federales logran reorganizarse y lo esperan posicionados en “la Chacarilla” y al fin, la caballería federal logra derrotarlo, obligándolo a retirarse hacia San Juan, donde atrincherado con sus tropas en una Iglesia, ofrece heroica resistencia hasta que agotadas sus municiones y diezmada su tropa, el 23 de setiembre de 1841 dispone la rendición y 12 de sus oficiales y los 100 soldados que quedaban con vida, entregan sus armas..

El coronel ACHA, el héroe de Angaco, es tomado prisionero y enviado a la presencia del jefe federal FÉLIX ALDAO, quien dispone su inmediata ejecución. Personalmente hace poner de rodillas al prisionero y colocándose a sus espaldas, le dispara un tiro a la cabeza, castigo destinado a los traidores, ya que le imputaban tal calidad, por haber entregado al gobernador  MANUEL DORREGO a JUAN LAVALLE, quien lo ejecutó en 1828. La sentencia se cumplió en “El Desaguadero” y la cabeza de ACHA fue colocada en una pica y clavada a la vera del camino, como un mensaje macabro para el general ÁNGEL PACHECO que debía pasar con sus tropas por ese lugar.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.