COMBATE DE JAUJA (20/11/1820)

COMBATE DE JAUJA. El virrey PEZUELA que le había ordenado al general RICAFORT, que se situara en proximidades de Iscuchaca y estuviera atento a la llegada de las tropas de Ejército Libertador que al mando de ÁLVAREZ DE ARENALES, se dirigían hacia Huancayo, simultáneamente había decidido enviar una columna de mil cuatrocientos hombres hacia Iscuchaca (sobre Río Grande), en la creencia de que por allí pasaría el ejército patriota al mando de ARENALES, quedando expuesto entre dos fuegos, no contó con la astucia de Arenales. Pues éste advertido de la maniobra, la desbarató fácilmente. Se apoderó del puente de Mayoc y ocupó con sus tropas el valle de Huancayo. Los peninsulares que se hallaban en ese lugar se replegaron hacia Tarma, procurando reunirse a la columna del general O’Reilly y en tales circunstancias fueron alcanzados en Jauja, por el entonces sargento mayor JUAN GALO DE LAVALLE, quien, al frente de su escuadrón de Granaderos a Caballo, lanzó su ataque cuando la columna española acababa de abandonar la villa de Jauja. sorprendiéndola así en el orden de marcha, acuchillando y produciendo tal desorden y confusión en sus filas, que los enemigos no atinaron a nada. Las fuerzas de Lavalle emprendieron una tenaz persecución en medio de una noche de luna —pues la acción se inició como a las 21—y al llegar a la cumbre de los cerros, tomaron des cañones y varias cargas de municiones, algunos prisioneros, incluyendo cuatro oficiales, entre los cuales se encontraba el teniente PEDRO BERMÚDEZ, un natural de Perú, que tomando servicio en los cuerpos que los realistas formaron para oponerse al Ejército de San Martín, escaló las más elevadas jerarquías hasta llegar al grado de general y quince años después fue presidente del Perú. La división enemiga, que se componía de un batallón de infantería, un escuadrón de caballería y algunos piquetea rezagados de otros cuerpos que había recogido en su marcha desde Huancavélica hasta Jauja, formando una masa de más de 650 hombres, siguió su precipitada fuga hacia Tarma, con su jefe, el intendente de Huancavélica, N. MONTENEGRO.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.