LA TABA

La taba es un antíquisimo juego de azar y destreza de  los pueblos pastores, de la antigüa Grecia y más tarde en Roma, quizás jugado en estas tierras por los aborígenes, antes de la llegada de los españoles y que se juega aún en muchísimos países de mundo. Primitivamente se jugaba con pequeños huesos (el astrágalo) de carnero o ciervo y hasta se los imitaba con piezas de marfil, oro y plata. Era un juego que se asemejaba a los actuales «dados»,por ser juego de mesa que se jugaba con cubilete. En América, fue introducido por los conquistadores españoles y cuando se generalizó el uso de ese hueso de los vacunos y se comenzó a jugarlo al aire libre, adquirió las características que hoy lo definen.

Resultado de imagen para la taba"

La taba se hace preferentemente con un hueso del tarso, el astrágalo (o chiquizuela), que corresponde al llamado garrón ubicado en las patas posteriores de un carnero. Lleva en una de sus caras, la mayor, una chapa de bronce (es decir, dorada) y en el otro una chapa de hierro (es decir, plateada). En una cancha de tierra simplemente apisonada, sin demarcación alguna, los contendientes lanzan “la taba”, tratando, mediante el impulso y un quiebre de muñeca, que caiga con la parte dorada, es decir “la suerte” para arriba, porque así éste será un tiro bueno  y le hará ganar las apuestas que a su favor o en su contra se hubieran jugado. Si la taba cae con la chapa de hierro para arriba, se dice que es mala o “culo”, haciendo que el lanzador pierda la partida y le deje el lugar a otro jugador para que compita con quien resultó vencedor.

    Resultado de imagen para el juego de la taba

Buscando quizás darle mayores  expectativas a este juego, en algunas localidades de la campaña, que organizan una «tabiada» (que es como se llama a estas reuniones para jugar a la taba), marcan la cancha, siempre de tierra, para que tenga dos “campos, separados por unos siete pasos uno de otro. En cada uno de estos “campos”  se marca un círculo de aproximadamente 40/50 centímetros de diámetro, llamado “queso”  y se lo moja con abundancia. De esta forma, los “taberos” lanzarán la taba tratando de clavarla dentro de esos  círculos y continuarán sus tiros, lanzando la taba en forma alternada hacia uno u otro “queso”, luego de cobrar o pagar, según haya sido la suerte de su lanzamiento.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.