LA POLICÍA DE CAMPAÑA (1859-1821)

Las  funciones policiales en la campaña de Buenos Aires desde 1589 hasta 1821 fueron cumplidas por los «Alcaldes de Hermandad», designados por los Cabildos. Lo insuficiente de los servicios llevó a la designación de «Comisionados Especiales» de carácter temporario, y posteriormente a reforzarlos por organismos de escasa duración como la «Partida Celadora».

En 1821 a consecuencia de la Ley del 24 de diciembre que suprimió los Cabildos de Buenos Aires y Lujan, desaparecieron los «Alcaldes de Hermandad» y sus facultades fueron asignadas a veinticinco «Jueces de Paz» en lo judicial, y a ocho «Comisarios de Campaña» en lo policial, asistidos estos últimos por partidas de «milicianos».

En 1825 se suprimeron los «Comisarios de Campaña» y los «Jueces de Paz» extendieron su jurisdicción a lo policial, con sus «milicianos» hasta 1826, año éste en que fueron restablecidos aquéllos, reforzados con dos «Comisarios Extraordinarios» para la ciudad y campaña, cada uno con una «Partida de Celadores de Policía de Campaña», de veinticinco hombres. En 1827 fueron traídos a la ciudad los «Comisarios Extraordinarios» y la campaña quedó nuevamente indefensa hasta 1830, fecha en que las «Secciones de Policía de Campaña» fueron llevadas a veintiuna, con igual número de «Comisarios».

En 1833, nuevamente se suprimieron los «Comisarios de Campaña» y otra vez los «Jueces de Paz» quedaron a cargo de las comisarías en sus respectivas jurisdicciones. Esta situación subsistió hasta 1861, año en que se restablecieron  «Comisarías de Campaña».

La figura inserta corresponde a un Policía de Juez de Paz de la Campaña (1860), vestido de acuerdo al medio rural donde se desempeñaba: quepis azul oscuro con letra «P» (Policía) de metal amarillo, camisa, chiripá y poncho azul, este último con vuelta y cartera punzó con botones de metal amarillo, calzoncillo cribado, botas de potro y sable de caballería de dos tiros. La barba entera y el bigote y melena, con el detalle del pañuelo azul al cuello, caracterizan la época (ver Los Alcaldes).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *