ORIGEN DE LA CIUDAD DE LUJÁN (17/10/1755)

En 1630, una carreta que transportaba dos estatuitas de la Virgen María, una representando a la Inmaculada Concepción y otra a la Maternidad de María, ante el asombro de todos, quedó detenida en la actual localidad de Zelaya, perteneciente al Partido de Pilar, justo frente a la efigie de la Inmaculada Concepción allí instalada por pobladores devotos y el hecho fue interpretado como la decisión divina de quedarse allí.  Cuarenta y un años después, la imagen fue trasladada a una estancia, próxima al río Lujan y se la instaló en un santuario. Poco a poco, buscando la seguridad de sus vidas y haciendas, fueron afincándose en esos terrenos muchas familias que huían de los ataques de los indígenas y así se fue formando una aldea que ya, en 1738, estaba sólidamente establecida.

El Alcalde Ordinario del Cabildo de Buenos Aires, JUAN DE LEZICA Y TORREZURI, en nombre los vecinos de la aldea formada en 1738 en torno al templo parroquial, pide al gobernador de Buenos Aires, JOSE DE ANDONAEGUI y por su intermedio, al rey de España, Fernando VII, el título de “Villa” para ese poblado. El 17 de octubre de 1755 le es concedido el pedido, y a partir de entonces, en homenaje a esa imagen, que había decidido quedarse en ese lugar, se llamó “Villa de Nuestra Señora de Luján”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *