6/11/1853

El general JUSTO JOSÉ DE URQUIZA decidió que había llegado el momento de mejorar las relaciones con España, rotas desde mayo de 1810 y nombró un cónsul interino ante la corte del reino español. Poco después JUAN BAUTISTA ALBERDI fue encargado de normalizar las relaciones diplomáticas, teniendo en cuenta además la gran cantidad de españoles que ya habían emigrado a estas tierras. Las gestiones de Alberdi fueron dificultosas y largas y recién terminaron con el tratado firmado en 1859.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.