16/7/1832

El general JUAN ANTONIO DE LAVALLEJA, que se hallaba con sus fuerzas en el río IV y era el alma de la revolución contra las autoridades portuguesas de la República Oriental, lanzó una “Proclama a la Nación”, asumiendo la responsabilidad total por esta conspiración que habían fraguado y ejecutado los jefes militares. Esta revolución fue vencida después de tener algunas alternativas, viéndose obligado el general Lavalleja, que era perseguido de cerca por el general FRUCTUOSO RIVERA, a atravesar el río Yaguarón y el 29 de septiembre del mismo año, asilarse en territorio brasileño.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.