00/09/1855

Destacado el capitán NICOLÁS OTAMENDI a reprimir un malón de YANQUETRUZ (cacique pampa de las huestes de CALFUCURÁ, homónimo del histórico cacique ranquel) que había robado 8000 cabezas de ganado en la estancia San Antonio de Iraola, tomó contacto con los fugitivos, pero superado en número debió atrincherarse en un corral del establecimiento. Conminado a rendirse, decidió continuar la lucha a pesar de su inferioridad numérica. A la mañana siguiente, todo el batallón (128 hombres), luego de batirse heroicamente contra más de mil indígenas, habían muerto. Sólo se salvó uno, que sobrevivió porque lo dieron por muerto y que fue quien contó lo sucedido, por lo que se decidió rendirles honores en la Catedral de Buenos Aires al heroico batallón del capitán OTAMENDI.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.