QUEBRACHO (El “quiebra hacha”)

El quebracho (de  “quiebra hacha”), es árbol achaparrado, valioso por la dureza de su madera y por el tanino que de él se extrae para ser usado en la industria del cuero y que puede ser destilado de su leño. Una de sus especie, el “colorado” (Schimopsis lorentzii), contiene hasta el treinta por ciento de tanino, pero su crecimiento es tan lento –se dice que tarda cien años en madurar– que las fuentes están prácticamente exhaustas y los planes de reforestación se consideran impracticables. La variedad de “quebracho blanco” (Aspidosperma) se halla con mayor facilidad, pero contiene menos tanino.

Esta madera, en el pasado ha sido utilizada para fabricar postes telegráficos, durmientes para ferrocarril y combustible. Se lo halla con mayor frecuencia en Formosa, Chaco y en menor escala, en las provincias vecinas del sur. Una de las primeras industrias que se instaló en la región del Chaco, se dedicaba a la extracción del tanino, complementando esta actividad, con la siembra de algodón en los surcos que quedaban entre los árboles. A fines del siglo XIX y principios del XX, el quebracho tenía tanto valor que, en las zonas donde se hallaba en abundancia, la mayoría de estas tierras pasaron a ser propiedad de grandes empresas, o bien se constituyeron en reservas gubernamentales. Hoy, el abastecimiento de esta madera y del tanino que de ella se extrae ha disminuido considerablemente, por lo que ha sido necesario buscar sustitutos, que al ser hallados y con ventajas, han quitado la importancia a esta madera, que ya no desempeña por eso, tan importante papel en la economía norteña como acontecía anteriormente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.