PRIMERA ELECCIÓN BAJO LA LEY SÁENZ PEÑA EN LA CAPITAL FEDERAL (07/04/1912)

Se realizó en Buenos Aires la primera elección por medio del voto secreto y obligatorio. La ley electoral que intentaba erradicar el fraude había sido aprobada hacía apenas dos meses, después de largos y afiebrados debates, y establecía que el voto sería secreto y obligatorio. El país trataba de dejar en el pasado una larga historia de matones y caciques que, por medio del crimen, la amenaza y la compra de votos, habían burlado la voluntad popular. En 1.910, Roque Sáenz Peña asumió la presidencia en unos comicios en los que no faltaron el fraude y la violencia, porque, a pesar de que la Constitución establecía un sistema federal, en la práctica la oligarquía gobernaba como en un régimen unitario. Pero desde el momento en que asumió, Sáenz Peña tuvo como fin cambiar el sistema electoral. Inmediatamente propuso el enrolamiento general de los ciudadanos y la confección de un nuevo padrón electoral del que se eliminarían los que estuvieran privados del derecho al voto. Como en esa época no se identificaba a los votantes, era posible acaparar las libretas cívicas y, por lo tanto, su utilización fraudulenta. Además se quitó al Poder Ejecutivo el cuidado del Padrón Electoral y se encargó al Poder Judicial la organización de los comicios para evitar manipulaciones tendenciosas y el enrolamiento quedó a cargo del Ministerio de Guerra.

La nueva ley electoral se estrenó el 1º de abril en la provincia de Santa Fe con el triunfo de los radicales. Siete días después se aplicó en la Capital Federal para la elección de diputados nacionales. Aunque siguiendo las viejas costumbres se intentó la compra de votos, la política del fraude fue derrotada. La victoria, correspondió a ocho diputados radicales de la mayoría, a dos socialistas y a dos independientes. Aquellos socialistas fueron nada menos que JUAN B. JUSTO y ALFREDO L. PALACIOS, que comenzaron su actividad impugnando a los electos por la provincia de Buenos Aires, donde todavía se manipulaban las elecciones (ver “La Ley Sáenz Peña” ).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.