LAS CARTAS QUE MORENO NUNCA RECIBIÓ (14/03/1811)

Buenos Aires, 14 de marzo de 1811.
Mi querido y estimado dueño de mi corazón: Me alegraré que lo pases bien y que al recibo de esta estés ya en tu gran casa con comodidad y que Dios te dé acierto en tus empresas. Tu hijo y toda tu familia quedan buenos pero yo con muchas fluctuaciones y el dolor en las costillas que no se me quita y cada vez va a más; estoy en cura, me asiste Argerich, pero se me aumentan mis males al verme sin vos y de pensar morirme sin verte y sin tu amable compañía; todo me entristece, las bromas de Micaela me enternecen porque tengo el corazón más para llorar que para reír, y asi mi querido Moreno, si no te perjudicas procura venirte lo más pronto que puedas o si no hacerme llevar porque sin vos no puedo vivir.

La casa me parece sin gente, no tengo gusto para nada de considerar que estés enfermo o triste sin tener tu mujer y tu hijo que te consuelen y participen de tus disgustos; ¿o quizás ya habrás encontrado alguna inglesa que ocupe mi lugar? No hagas eso Moreno, cuando te tiente alguna inglesa acordáte que tenés una mujer fiel a quien ofendés después de Dios.

El inglés que vino con don Alejandro días antes que te embarcaras vino anteayer y me dijo que si quena escribirte, y sin embargo de haberte escrito hace ocho dias te vuelvo a escribir pues no me queda otro consuelo, y no te enojes de que te caliente la cabeza que con mis cartas; no dejés de escribirme en cuanto barco salga y avisarme todo, ya basta de guardar secretos para tu mujer.

Fray Cayetano no te escribe porque anda muy ocupado, lo han hecho Provincial. Peña ya se recibió. Bustamante ya vino y Agrelo me hago cargo que estará muerto de envidia de ver que se le ha escapado el ser fiscal. Todos los dias nos asustan con Elío, dicen que viene a bombear. En la otra banda se han levantado contra los de Montevideo, salió ahora dias Moldes con 600 hombres a la otra banda, Vieytes ha salido a comisión no se sabe dónde. Bustamante estuvo a verme y todos tus amigos a ofrecérseme.

El cuarto está sin alquilar hace un mes, la negra grande está hecha un monstruo de ese empeine en la cara; no hay quien la compre, voy a ver si la puedo volver, me dicen que es lepra, el médico dice que es un empeine terrible. El negro va bien, la negra chica siempre perversa, no la vendo todavía de miedo de que me toque otra peor. Nuestro hijo sigue en la escuela, siempre flaquito, le he dado en casa el vino y sólo cuando le digo que tome a tu salud lo toma. Te reza al levantarse y al acostarse y me dice, mi madre, todo lo que rezo en la escuelita lo ofrezco para mi padre, y el modo de ofrecer es diciendo estas oraciones: te ofrezco para que le des buen viaje y lo traigas pronto.

Darás expresiones a Manuel y que te cuide; reciban los dos muchas expresiones de tu madre, tus hermanas, Marianito y la Marcela y toda la familia y hace lo que tu madre te dice del cumplimiento de Iglesia, y Dios te dé muchos años de vida y salud para el consuelo, amparo y bien de ésta tu desconsolada esposa,  María Guadalupe Moreno.

Esta carta escrita por la esposa de Mariano Moreno, nunca llegó a manos del joven ex Secretario de la Primera Junta. Había fallecido en su viaje a Inglaterra el 4 de marzo de 1811 (Extraído de “Cartas que nunca llegaron”, de Enrique Williams Álzaga, Editado por Emecé Editores, Buenos Aires, 1967).

Buenos Aires, 20 de abril de 1811 «Mi amado Moreno de mi corazón, me alegraré que la pases bien en compañía de Manuel, nosotras quedamos buenas. (…) Te escribí con fecha 10 ó 11 de éste, pero con todo vuelvo a escribirte porque no tengo día más bien empleado que el día que paso escribiéndote y quisiera tener talento y expresiones para poder decirte cuanto siente mi corazón!… Esas cosas que acaban de suceder con los vocales es un puñal en el corazón, porque veo que cada día se asegura más Saavedra en el mando y su partido se tira a cortar raíz… “En la plaza principal están levantando una Pirámide y dicen que van a poner en un lado la Reconquista, en otro lado la entrada del inglés y en el otro la instalación de la Junta. (…) Los han desterrado a Mendoza, a AZCUÉNAGA y POSADAS; a LARREA a San Juan, PEÑA a la Punta de San Luis, VIEYTES a la misma; FRENCH, BERUTI, a Patagones. AGRELO es el editor de Gacetas con dos mil pesos de renta, por si acaso no has recibido carta en que te prevengo, que no le escribas a él, ese vil… se ha declarado enemigo nuestro y ha jurado que no volverás a beber el agua del Río de la Plata, no le hemos de quebrantar el juramento y con beber siempre del aljibe queda el juramento intacto (…)». Fragmento de una carta que la esposa de MARIANO MORENO le enviara al tribuno y que nunca llegó a destino, pues fue enviada para ser entregada a su llegada a Londres.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.