CARUSO Y UN DEBUT A TODA ÓPERA (14/05/1899)

Debutó en Buenos Aires ENRICO CARUSO, el más grande cantante lírico que haya existido. ENRICO CARUSO se presentó en el viejo Teatro Opera de la calle Corrientes e interpretó “Fedora”. Aunque gustó mucho al público y a la crítica, no despertó el entusiasmo enloquecido que iba a provocar en temporadas posteriores. Es que todavía no era el famoso Caruso. Al llegar por primera vez a Buenos Aires tenía 26 años y hacía poco que había realizado su debut artístico, aunque cantaba desde muy chico. Nacido en Nápoles en 1873, era el decimoctavo entre 21 hermanos de una familia muy pobre. A los 10 años cantaba en la iglesia y el dinero que llevaba servía para alimentar a su gente. Después cantó en fondas y en la playa para los turistas y allí lo “descubrió” el barítono EDUARDO MISIANO, quien lo llevó a su primer maestro.

En 1894 Caruso debutó por primera vez ante el público en el teatro Nuevo de Nápoles cantando “Fausto” y obtuvo un estruendoso fracaso. Juró que nunca volvería a cantar en su ciudad natal y lo cumplió. Logró su primer triunfo en Milán cantando “Fedora” en 1897 y entonces inició una gira por Europa y América. Después de su primera presentación en Buenos Aires, regresó al país en 1900, 1901 y 1903, y cantó siempre en el mismo teatro. “Los diarios ya lo señalaban como un artista de talento excepcional y el público le exigía constantes repeticiones. Pero la fama internacional le llegó después de su presentación en el Metropolitan, de Nueva York. Fue le primer cantante de ópera que grabó discos y firmó los contratos más fabulosos de la época.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.