UN CANTANTE LÍRICO EN BUENOS AIRES (28/02/1823)

Se presenta por primera vez en el escenario del Teatro Argentino de Buenos Aires el cantante lírico MARIANO PABLO ROSQUELLAS, nacido en España en 1790 y considerado el fundador del teatro lírico de nuestro país. En el año 1823, con el apoyo de BERNARDINO RIVADAVIA, algunos géneros artísticos comenzaron a difundirse en la Gran Aldea y a convocar a la sociedad porteña, ansiosa de conocer las novedades que llegaban de Europa. A comienzos de 1823, desembarcó en la ciudad el cantante y músico español Mariano Rosquellas, que había vivido mucho tiempo en Italia, donde aprendió los secretos de la ópera y el 28 de febrero de 1823, se presentó por primera vez en el escenario del Teatro Argentino de Buenos Aires. Parece que Rosquellas no tenía una voz poderosa, pero a cambio era un excelente actor y músico. Cuando sabía que no podría alcanzar una nota muy alta, reemplazaba con gestos y con el uso de la orquesta su falta de recursos vocales.

Así, en una escena dramática, se lo veía poner la mano sobre el corazón, echar hacia atrás la cabeza y abrir la boca, mientras la flauta o el clarinete daban la nota que no alcanzaba. Además, lo ayudaban su buena figura y sus grandes ojos negros, que enloquecieron a las porteñas. Rosquellas también se desempeñó como empresario del Teatro Coliseo y organizó la primera compañía lírica del país, dando a conocer todo el repertorio de Rossini. En 1827 estrenó el “Don Juan” de Mozart y hasta 1833 dio conciertos en Montevideo, Córdoba, Tucumán y Salta. También fue compositor y escribió la sinfonía “La Batalla de Ayacucho”, para orquesta y banda militar, la obertura “El Pampero” y varias canciones que fueron muy populares en la época. En 1833 viajó a Bolivia y murió en Chuquisaca en 1859, cuando tenía 69 años. Su hijo Juan Pablo, que había nacido en Brasil durante una gira, fue también un reconocido cantante de ópera y compuso muchos himnos patrióticos.

2 Comentarios

  1. Rafael Poggi

    En casa tenemos las partituras originales manuscritas de Mariano Pablo, mi tatara tatara tatara abuelo, de la Sinfonía Batalla de Ayacucho. 🙂

    Responder
    1. Horacio

      Estimado Pablo: Usted tiene suerte. En su familia han sabido conservar ese documento y así, no sólo han honrado el recuerdo de su pariente, sino que también han honrado a la Historia, atesorando un material valiosísimo para que el olvido de nuestro pasado, al que tan propensos somos los argentinos, sea una actitud que no se trasmita a nuestros descendientes.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.