UN ACORAZADO PARA NUESTRA MARINA DE GUERRA (25/05/1896)

En Liorna, puerto de la ciudad de Toscana, Italia, se botó el acorazado “General San Martín”, reconstruído sobre la ex nave italiana “Varese”, que había sido adquirida al gobierno italiano, para incorporarlo a la flota de la República Argentina, adquirido en los astilleros Orlando con la anuencia del gobierno de Italia. Con esta unidad de combate, el poder naval de la República Argentina quedó casi equilibrado con el de las escuadras más fuertes de Sudamérica. La botadura resultó un extraordinario acontecimiento. A las once en punto de esa misiono, doña CAROLINA TORRES CABRERA DE MORENO, señora del ministro plenipotenciario y enviado extraordinario de la Argentina en Italia ENRIQUE B. MORENO, los ministros italianos SERMONETA y BRIN y el propio representante argentino. Reunidos todos en la plataforma de la proa del buque, se procedió a la ceremonia, que comenzó cuando la señora de Moreno, con botella de champaña en mano, avanzó hasta la proa misma, y exclamando: ¡Éxito para el San Martín!, rompió la botella contra la masa de acero. Sc sacaron luego los puntales del acorazado y el General San Martín con celeridad creciente se deslizó hasta el agua.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.