TRATADO DEL PILAR (23/2/1820)

En la Villa del Pilar, provincia de Buenos Aires,  los gobernadores de Buenos Aires MANUEL DE SARRATEA, de Santa Fe, ESTANISLAO LÓPEZ y de Entre Ríos, FRANCISCO RAMÍREZ, firman este Tratado de paz, con el fin de poner término a la guerra entre estas provincias, comprometiéndose a trabajar juntos hacia la formación de un gobierno bajo el sistema “republicano federal” y la organización de la nación, sometiendo la resolución definitiva a un Congreso a reunirse en el término de 60 días en el Convento de San Lorenzo (provincia de Santa Fe).

El Tratado del Pilar constaba de doce artículos. En el 1º se afirmaba que las partes contratantes se pronunciaban en favor del sistema federal, se invitaba a las demás provincias a una Convención Constituyente que debía reunirse en San Lorenzo para organizar definitivamente al país, bajo un régimen federal (congreso que nunca se realizó). El 2º y el 3º, establecían el cese de las hostilidades y una alianza defensiva entre las provincias signatarias y contra los portugueses en el Brasil y Uruguay. El 4º era de particular importancia, pues disponía la libre navegación de los ríos que bañan las costas de las provincias signatarias, para los buques de las provincias amigas y el libre comercio entre ellas. El artículo 5º concedía amnistía a los expatriados. El 6º se refería a los límites interprovinciales; el 7º, ordenaba abrir procesos a los miembros del Directorio y del Congreso; en el 8º se establecía el libre paso de armas y municiones de las provincias federales; por el 9º, se ordenaba la libertad de los prisioneros de guerra; 10º establecía que el tratado sería comunicado a Artigas y que la incorporación de la Banda Oriental a las demás provincias “se miraría como un dichoso acontecimiento”, pero sólo se lo reconocía a Artigas como “capitán general de la Banda Oriental” y no como “protector de los pueblos libres”, título que él mismo se había dado y con el que pretendía ejercer autoridad sobre Entre Ríos y Santa Fe. Si bien el caudillo oriental fue invitado a incorporarse a esta alianza, no se lo reconocía como árbitro y sólo se le envió una copia del acta con lo resuelto. Finalmente, los artículos 11º y 12º, fijaban las normas para el retiro de los ejércitos de Santa Fe y Entre Ríos del territorio bonaerense y se daba un plazo de dos días para que el pacto fuera ratificado por la Junta de Representantes de Buenos Aires.

Además se firmó un pacto secreto, en virtud del cual Sarratea entregó armas y vestuario a López y Ramírez, aducidendo que esa entrega les era necesaria para la defensa contra las invasiones portuguesas, justificando el secreto en que no era conveniente causar alarma al gobierno de Río de Janeiro. El Tratado del Pilar, será el primero de los “pactos preexistentes” mencionados en el Preámbulo de la Constitución de 1853, aunque nunca tuvo aplicación real, porque JOSÉ GERVASIO DE ARTIGAS, aliado de los otros firmantes, aunque buscaba los mismo objetivos y en esos momentos era un poderoso influyente en la política del litoral, se opuso a él, impidiendo su aprobación, por disentir en la estrategia acordada, razón por la cual la guerra entre estas provincias continuó. Fue además el primer pacto interprovincial que reconocía el sistema federal de gobierno y dio origen a una importante reforma institucional en la historia argentina. De su lectura se deducen, claramente los anhelos por organizar toas las provincias en una sola nación, bajo el principio de la “nacionalidad”.

4 Comentarios

  1. Anónimo

    Skereeeeeee

    Responder
    1. Anónimo

      MODO DIABLO

      Responder
      1. Dukista

        MODO DUKI

        Responder
  2. Anónimo

    MODO ANGELITO ARREEE😂😂😂

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.