TRATADO DEL PARDO (12/02/1761)

Habiendo dejado sin efecto el “Tratado de Madrid” (o “Tratado de Permuta”), firmado por los reyes de España y Portugal el 13 de enero de 1750), documento mediante el cual, se había dejado de lado lo establecido por el Tratado de Tordesillas, firmado el 7 de junio de 1494, representantes de las coronas de España y Portugal, firman este acuerdo diplomático, por medio del cual, se fijan nuevos límites a sus posesiones en América.

Fue una decisión compartida, para lograr por fin,  a satisfacción de ambos, una demarcación de las posesiones portuguesas y españolas en Sudamérica, en un área enorme e inhóspita, aunque prometedora de grandes riquezas.

Diecisiete años más tarde, la “Guerra Guaranítica” desatada por los pueblos de las siete Misiones Orientales, en rechazo a ser trasladados y puestos  bajo la jurisdicción de Portugal y la muerte, del rey español FERNANDO VI, seguida de la coronación de CARLOS III como nuevo rey de España, fueron los hechos que decidieron se efectuara una revisión de los acuerdos previos que se habían firmado con anterioridad. A tales efectos, el 11 de marzo de 1778, el rey CARLOS III en representación de España y MARÍA I de Portugal firman en El Prado un nuevo tratado de paz y comercio, con la  finalidad de resolver disputas territoriales surgidas del no cumplimiento de los contenidos de  Tratados vigentes, situación que los había llevado a la llamada “Guerra Fantástica” (1761-1763 y luego a la guerra “Hispano-Portuguesa (1776-1777).

Por medio de este Tratado, se convierte en definitivo el tratado preliminar de límites entre las colonias españolas y portuguesas de América, acordado en San Ildefonso el 1° de octubre de 1777 y ratificado por la corona española el 11 del mismo mes y año. Colonia de Sacramento y San Gabriel quedaban en poder de España, y, en cambio, los españoles quedaban excluidos de Río Grande, que se declaraba perteneciente a Portugal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.