TEMPORADA DE BAÑOS (1811)

A comienzos del siglo XIX, en Buenos Aires, la temporada de baños co­menzaba el 8 de diciembre con la ceremonia de “bendición de las aguas”. La falta de agua corriente favorecía la costumbre del baño en el rio a pesar de su relativa limpieza. Las damas lo hacían a la tarde y la gente que debía trabajar durante el día, a la madrugada o a la noche. Comúnmente las familias llevaban a la playa lo necesario para hacer mate. Para bañarse, los hombres se alejaban de los lugares frecuentados por las señoras, mientras éstas solían pasear por la playa para secarse el cabello. No faltaban las travesuras consistentes en hacer nudos fuertes en la ropa de los bañistas o —directamente— hurtarlas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.