SURGE UN NUEVO PANAMERICANISMO (1914)

En repudio a la intervención norteamericana en México. El dirigente socialista MANUEL UGARTE encabeza una manifestación de estudiantes y obreros en favor de la unidad hispanoamericana. Esta situación de gravedad que conmueve los principios soberanos de un país independiente, integrante de la comunidad latinoamericana, impulsa a la Argentina, Brasil y Chile, a constituirse en mediadores entre los Estados Unidos y México para hallar una solución a este conflicto y en la “Conferencia de Niágara Falls”, la mediación constituye un éxito diplomático : los Presidentes Wilson y Victoriano Huerta, acuerdan la retirada de las fuerzas norteamericanas de la ciudad mejicana de Veracruz y entablar negociaciones diplomáticas para sanjar los diferendos que precipitaron esta situación.

Luego de esta exitosa gestión compartida, Argentina, Brasil y Chile se encaminan a concretar el pacto que se llamará “Pacto ABC” y como beneficio colateral, se pone de manifiesto una nueva y fluida relación entre Estados Unidos y la Argentina, que tradicionalmente se había opuesto al panamericanismo. En 1914, ambos países coinciden en elevar sus representaciones diplomáticas al rango de embajadas y en firmar un tratado de arbitraje, que es aprobado sin disidencias, hasta por aquellos habitualmente opuestos a los Estados Unidos. “Ha cesado el peligro yanqui”, se afirma. Esta situación había sido prenunciada por la entusiasta recepción a Theodore Roosevelt el año anterior, y coincide con un mejoramiento de las relaciones económicas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.