SEGUNDA INVASIÓN INGLESA (28/6/1807)

Un año y un día después del primer intento realizado por los ingleses para apoderarse de Buenos Aires, una nueva fuerza invasora, esta vez, comandada por JOHN WHITELOCKE desembarca en la Ensenada de Barragán, a sesenta kilómetros de Buenos Aires, marchando luego desde allí hacia Quilmes. Esta expedición, nuevamente, como en la primera invasión, tuvo que vencer grandes obstáculos debido a la naturaleza del terreno, esta vez agravados por las continuas escaramuzas que hubo de sostener con los Húsares, mandados por el Capitán RODRÍGUEZ. La cantidad de soldados de WHITELOCKE era considerablemente mayor, comparado con los que trajo Beresford cuando éste se apoderó de Buenos Aires en 1806, pero los tiempos y las cosas habían cambiado mucho. En 1806, Beresford encontró un pueblo descuidado, no acostumbrado a batirse y sin asomo de organización. En cambio Whitelocke iba a tener que combatir con un pueblo prevenido, bien armado, entusiasta, y que ya conocía el sabor de la victoria (ver Las invasiones inglesas).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.