SE LEVANTA EL SITIO DE MONTEVIDEO IMPUESTO POR ROSAS (08/10/1851)

El “Pronunciamiento” del general JUSTO JOSÉ DE URQUIZA contra el Gobernador de Buenos Aires, JUAN MANUEL DE ROSAS, del 1º mayo de 1851, encontró muchos adherentes en la campaña oriental y por eso, cuando las fuerzas de Urquiza, compuestas por dos ejércitos, uno de entrerrianos y correntinos y otro de brasileños, lograron atravesar con éxito el río Uruguay, varios jefes y numerosos milicianos que desertaban de las filas del general MANUEL ORIBE y efectivos dispersos que se identificaban con los que consideraban “sus libertadores”, se incorporaron a sus filas por lo que, en menos de sesenta días, circunvalaron al ejército de Oribe que cercaba a Montevideo y que así paso de sitiador a sitiado. La situación de Oribe se puso entonces muy crítica y fue manifiesta su indecisión. Era tal la defección diaria de sus efectivos orientales, que llegó a contar tan solo con las tropas enviadas por Rosas, lo que no le permitía tomar ninguna resolución para definir las acciones en las que estaba empeñado y ello lo decidió a capitular con Urquiza el 8 de octubre de 1851, reconociendo la autoridad del gobierno de la plaza de Montevideo y levantando el sitio que mantenía con esa ciudad, marcando así el fin de la “Guerra Grande”. Algunos de los jefes que participaron en estas acciones regresaron a su patria. Los efectivos argentinos fueron incorporados al Ejército de Urquiza y los orientales que estaban formados por tres Batallones, se pusieron a disposición del gobierno de Montevideo. El general Oribe permaneció en Montevideo en carácter de simple ciudadano (ver Sitio de Montevideo impuesto por Rosas).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.