SAN MARTÍN LLEGA A BUENOS AIRES PARA RESOLVER LA EXPEDICIÓN LIBERTADORA AL PERÚ (11/03/1818)

El día 11 de marzo, a las seis de la mañana, entraba en su casa de Buenos Aires a cuya ciudad llegó de incógnito, el general José de San Martín. Su imprevista llegada atenía por objeto conferenciar con el director Pueyrredón y arbitrar los medios necesarios para asegurar el dominio del Pacífico y la realización de la expedición al Perú. A pesar de su repugnancia por las ostentaciones, no pudo substraerse el vencedor de Maipú, a las manifestaciones de entusiasmo que pueblo y gobierno le tributaron.

Los poetas más inspirados, Luca, López, Fray Cayetano Rodríguez y Juan Cruz Varela, cantaron sus victorias en hermosos y vibrantes versos; el gobierno nacional le enviaba los despachos de brigadier general que él devolvió, resulto a no recibir ascensos, y el Congreso decretó que se le tributase un voto de gracias, a nombre de la nación, en presencia de todas las autoridades del Estado, y que, para perpetuar sus gloriosos hechos, se abriera una lámina, en cuyo centro resaltara el retrato de San Martín, teniendo a cada lado un genio: el de la Libertad, en el lado derecho, y el de la Victoria, al izquierdo, sosteniendo una corona de laurel levantada sobre el retrato; a su pie las banderas de Chile y de las Provincias Unidas del Río de la Plata, con esta inscripción en su contorno: La Gratitud Nacional al General en Jefe y Ejército vencedor en Chacabuco y Maipú, con el cuadro de estas batallas en la parte más visible de la lámina.

El 17 de marzo San Martín se presenta ante el Congreso y por primera y última vez en los fastos del Parlamento Nacional, se le dieron las gracias por los servicios prestados. Puesto en pie el general y en medio de las delirantes aclamaciones de todos los presentes, dijo que la victoria se debía a sus compañeros de armas, que él no había sido más que el órgano del Ejército de los Andes, y que renovaba su juramento de salvar a la patria o morir en la demanda. Más tarde, arreglado el asunto de la expedición al Perú se ausentó de Buenos Aires, de incógnito como había llegado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.