SAN MARTÍN ES DETENIDO EN FRANCIA (24/04/1824)

También podríamos haber titulado esta nota “La Europa antirrevolucionaria”, porque la llegada de SAN MARTIN, al viejo Continente, catalogado como «uno de los jefes revolucionarios más ardientes”, paradójicamente, provocó la alarma de los franceses, protagonistas de la revolución más trascendental de su historia, para instalar una República.

Cuando en 1824, después de setenta y dos día de navegación  a bordo del navío “La Bayonnais”, el general JOSÉ DE SAN MARTÍN  y su hija MERCEDES llegaron al Puerto de “Le Havre”, para comenzar a vivir su exilio, fueron detenidos y sometidos a un largo interrogatorio, por ser sospechado de haber luchado en la guerra por la Independencia americana. Para los europeos,  el general era “uno de los jefes de propaganda más ardiente” .

Los efectivos policiales inspeccionaron detenidamente su equipaje y abrieron sus baúles para ver si traía material  revolucionario, pero sólo encontraron algunos periódicos editados en Buenos Aires, que, según declaró luego la policía, “estaban impregnados  de sentimientos republicanos  de los más exaltados”

El gobierno francés, apercibido de lo que ocurriera en Le Havre, le informó de inmediato al de España, acerca de la presencia del general en Europa, asegurándole que éste seguiría  su viaje hacia Inglaterra, sin tener, al parecer, la intención de desarrollar actividad política alguna.

 No fue extraña la actitud de los franceses. El reino donde se produjo la revolución  más trascendente de aquellos tiempos, se había transformado en un país conservador. Habían vuelto a reinar los Borbones y también lo hacían  en España, donde su rey,   Luis XVIII era enemigo de los revolucionarios y no veía con buenos ojos la llegada de uno de ellos a sus dominios.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.