ROSAS DERROTADO, VIAJA A INGLATERRA (9/2/1852)

Luego de ser vencido en la batalla de Caseros, JUAN MANUEL DE ROSAS, sus dos hijos y su nieto se embarcaron en la madrugada del 4 de febrero de 1852 en la nave de guerra inglesa “Locust” y de allí pasó al “Centaur”, donde compartió la mesa con el almirante Henderson. Acompañaban a Rosas y a su familia otras 25 persona, entre ellas, Pascual Echagüe, Jerónimo Costa, Pedro Ximeno, el sargento trompa José Machado, el negro Alejandro Denis y el sirviente Luis Rosa. Estos refugiados fueron ubicados en la camareta de oficiales y en el comedor de subalternos, según su rango. El “Centaur” levó anclas el 9 de febrero desde su fondeadero en la rada del puerto de Buenos Aires y al día siguiente, habiendo llegado frente a Montevideo, Rosas, sus familiares, dos sirvientes y otras cibco personas, entre ellas, Echagüe y Costa, fueron transbordados al “Conflict”, vapor que finalmente los llevó a Inglaterra. El viaje fue accidentado.

El 26 de marzo explotó una de las calderas y murieron cuatro foguistas, por lo que fue necesa­rio recurrir a las velas para proseguir el viaje y cuando se arrojaban al mar los cuerpos de las víctimas de este accidente, se originó un incendio en el vapor. El 4 de marzo hicieron escala en el puerto de Bahía (Brasil) y Manuelita bajó a tierra, junto con el sirviente Pedro Espeleta, que había decidido regresar a Buenos Aires. Rosas fue obligado a permanecer encerrado en su cabina por orden del comandante Jenner y allí lo visitaron el cónsul inglés, dos o tres personas y un sastre que le vendió ropa adecuada para su desembarco en Inglaterra. Finalmente el 25 de abril concluyó esta azarosa travesía y llegaron al Puerto de Plymouth, donde fueron recibidos con salvas de la batería allí instalada. Al desembarcar, Rosas llevaba consigo 745 onzas de oro y 200 pesos fuertes. Los gastos del viaje, fueron pagados en su totalidad por el gobierno inglés.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.