Retranca

En los arneses o arreos de los caballos de tiro, se llama “retranca” a la pieza  de cuero que pasa por detrás de las corvas (ancas o muslos del animal),  que sujetas por sus extremos, a uno y otro lado de las varas, permiten el retroceso del vehículo en movimiento, cuando se quiere arrimarlo de culata a un lugar determinado. Por la similitud de la posición que ocupa, la gente de campo, le dio el mismo nombre de “retranca” a la cinta, cordón o elástico que cosido por las puntas a ambos costados del sombrero, en la unión del ala con la copa, pasaba por la nuca del que lo llevaba, impidiendo así que el sombrero se volara, ya sea por efecto del viento o por los bruscos movimientos que a veces le imponía el andar a caballo,. La retranca era en realidad nada más que el conocido “barbijo”, colocado en otra posición, para darle a su usuario una mayor comodidad, tanto para sacarse, como para ponerse el sombrero. También se decía “sentarse a la retranca”, cuando algún obstinado se negaba a discutir una idea y se afirmaba en su convicción sin aceptar su análisis.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.