RENDICIÓN DE LA PLAZA DE MONTEVIDEO (23/06/1814)

El 23 de junio de 1814, luego de haber soportado el sitio al que la sometieran las fuerzas de Buenos Aires, durante veinte meses, la ciudad de Montevideo se rinde y frente a los efectivos del Regimiento 6 de Pardos y Morenos, encabezado por su jefe, el general MIGUEL ESTANISLAO SOLER, las llaves de la ciudad le fueron entregadas a NICOLÁS DE VEDIA, que las recibió en nombre del general CARLOS MARÍA DE ALVEAR., comandante del Ejército de Buenos Aires.

Luego, las tropas realistas, de acuerdo a lo tratado, comenzaron a evacuar la ciudad por el portón de San Juan, en dirección al Caserío de los Negros,  con todos los honores debidos al ejército vencido y con sus banderas desplegadas y cuatro piezas de artillería, mientras que las tropas patriotas ingresaban por el Portón de San Pedro encabezadas por Alvear con su escolta y Estado Mayor. Le siguieron luego el Regimiento N° 3 de la Estrella, al mando de JUAN S. FERNÁNDEZ, el Regimiento N° 9 de Infantería, al mando del coronel MNUEL PAGOLA, los zapadores al mando del coronel HOLMBERG y OYUELA, la artillería del Regimiento de Artillería de la Patria (al mando del coronel MATÍAS DE IRIGOYEN, 2 escuadrones del Regimiento de Granaderos a Caballo, al mando del coronel MATÍAS ZAPIOLA, el resto del Regimiento de Pardos y Morenos con su jefe FRANCISCO ZELADA al frente, 4 escuadrones de dragones comandados por HORTIGUERA y por PICO, un piquete de caballería la mando del coronel PINTO, el Regimiento N° 8 de infantería, y finalmente el comandante VALDENEGRRO con las fuerzas de vanguardia.

Inmediatamente se izó en el Fuerte de la ciudad el pabellón de Buenos Aires y los cuerpos españoles fueron disueltos, distribuyéndolos entre los batallones de Alvear y a los oficiales, a quienes se ordenó presentarse en la capilla de la ciudad, se les condujo a Buenos Aires para ser confinados a un punto lejano. En cuanto a Vigodet, se le arrestó en un buque de guerra y fue, más tarde, enviado a Río Janeiro. El gobierno de Posadas confirió a Alvear el grado de brigadier general y a los integrantes de su Ejército los recompensó con el título de “Benemérito de la Patria”, acuñándose en su honor una medalla conmemorativa. La caída de Montevideo significó el fin de la amenaza realista sobre el Río de la Plata, que había durado cuatro años y proveyó abundantemente de armamento, vestuarios y municiones a los ejércitos rioplatenses, aunque luego, a pesar de que este triunfo, s e debió casi exclusivamente a la efectividad de la escuadra comandada por BROWN, ésta fue desmantelada para cancelar deudas, contraídas para solventar la contienda que felizmente terminaba ese 23 de junio de 1814.

El 7 de julio de 1814 el coronel JOSÉ MOLDES presentó ante la ASAMBLEA reunida a pleno, las ocho banderas capturadas a los realistas luego de la toma de Montevideo. Poco después GASPAR VIGODET, el último gobernador español de Montevideo fue puesto en libertad, junto con todos los oficiales, pero las tropas de origen americano y africano y el armamento engrosaron las pertenencias del ejército independentista: fueron tomados 7.000 prisioneros, 500 cañones, 9.000 fusiles y 99 embarcaciones. La caída de Montevideo significó el fin de la amenaza realista sobre el Río de la Plata, que había durado cuatro años y proveyó abundantemente a los ejércitos rioplatenses de armamento, vestuarios y municiones. Tras la captura de Montevideo, que se debió casi exclusivamente a la efectividad de la escuadra comandada por BROWN, ésta fue desmantelada para cancelar deudas, contraídas para solventar la contienda que felizmente terminaba ese 23 de junio de 1814.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.