REGLAMENTO DEL COLEGIO CONVICTORIO (09/12/1782)

En 1792, el virrey VÉRTIZ Y SALCEDO dispuso la publicación de un Reglamento para normar lel ingreso, la administración y las actividades del Colegio Convictorio Carolino fundado el 30 de marzo de 1778 con el nombre de “Real Seminario de Nobles de San Carlos y los siguientes son cuatro de los casi cien artículos que contenía:

De la recepción de los Colegiales.  Ordeno y mando que los que hubiesen de recibirse en el Colegio Convictorio sean pensionistas, y no de gracia en atención a que los fondos, o fincas que se habían aplicado al Colegio de los bienes confiscados a los Exjesuitas han llegado casi a su exterminio,  los que hubieren de recibirse en el colegio harán antes información de ser cristianos viejos, limpios de toda mácula y raza de Moros, y Judíos, y recién convertidos a nuestra Santa Fe Católica, y que no tienen su origen de Penitenciados por el Santo Oficio, ni que hayan ellos, o sus Padres,  tenido oficio infame, y que asimismo antes, no han dado mal ejemplo, ni han sido de malas costumbres..

Del vestido y traje de los colegiales  Ordeno y mando que el vestido de los cole­giales sea en esta forma: la opa, u hoba (1),  de paño negro de segunda y la sobre-ropa, o gabán,  de paño musgo, así por haberlo en más abundancia, y a precios más moderados, como por el dicho color encubre cualquier mancha. La veca (2) será encarnada, y sobre ella al lado del Corazón se pondrá el escudo de plata con las Reales Armas. El bonete de picos será forrado en paño negro y en todos procurará el Rector la uniformidad en el ropaje.  Ordeno y mando asimismo, que todos los colegiales usen siempre vestido de color honesto, ni tampoco traigan anillos de oro, o plata, ni reloj ni cuanto indique profanidad. (1). Opa: especie de capa sin mangas con aberturas a los costados, a través de las cuales pasan los brazos, dejando aparecer la vestimenta inferior que cubre el pecho (2) Veca: La veca o beca, era un distintivo que llevaban los colegiales sobre el ropón o manto del mismo o distinto color que éste, que significaba que gozaban de una beca para estudiar.

De la distribución cotidiana, Ordeno y mando que en todo tiempo se observe dentro de dicho Colegio Convictorio  la distribución siguiente : A las cinco de la mañana se tocará a despertar. De las cinco a la media, vestirse, lavarse, peinarse, etc.. A la media se irá a la Capilla y puestos de rodillas, se persignarán, dirán el acto de contricción, y rezarán las letanías de la virgen haciendo coro al Bedel. Concluida la letanía se leerán los puntos brevemente, a que se seguirá la oración por espacio de un cuarto de hora que se completa a las seis. De las seis a la media, oirán Misa, se retirarán a sus cuartos donde se conservarán en silencio, y estudio hasta las siete y media, que hecha seña van los colegiales …. (y así  continúa, detallando el horario de clases de los Teólogos, Filósofos, en ambos turnos, mañana y tarde)

Del castigo de los colegiales. Siendo el premio o el castigo los polos con que se sostiene la humana sociedad, es indispensable que se asigne algún castigo a los desaplicados, desobedientes o infractores de las constituciones; procurarán no aplicar con frecuencia el castigo de azotes cuando contemplen que por medio de otros penales ejercicios se pueden remediar sus faltas, y para los excesos enormes dispondrá un cuarto donde tenga un cepo y un par de grillos, para contener tan irregulares casos  (“Documentos para la Historia Argentina”), Editado por la Facultad de Filosofía y Letras,  Buenos Aires 1915.)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.