Pura espuma como el chajá

Las plumas del “chajá”, ave oriunda de la Argentina, tienen unas cámaras de aire, que a pesar de su peso, le permiten volar. Estas cámaras, hacen que el volumen del ave, visto exteriormente, resulte sumamente abultado y que de la impresión de ser un ave grande y carnuda. Sin embargo, cuando se lo despluma, se descubre que su cuerpo es apenas huesos y piel. De ahí la frase “pura espuma como el chajá”, que se aplica a los que aparentando ser una cosa, resultan en la realidad, otras muy distintas, ya que carecen de las condiciones que ellos mismos se arrogaban o que los demás, equivocadamente les concedía. El que se las da de valiente y en el momento oportuno, resulta ser un cobarde o un “maula”; el afirma saber algo y cuando llega la ocasión se pone en evidencia su ignorancia; el que dice “haré tal cosa”, y luego se muestra incapaz de hacerla; todos y cada uno de ellos, son “pura espuma como el chajá”, es decir, son apariencia y nada más.

1 Comentario

  1. Anónimo

    Excelente!!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.