PROHIBIDO CASARSE CON ESPAÑOLES (11/04/1817)

Un decreto del Director Supremo PUEYRREDÓN prohibió por decreto el matrimonio entre las jóvenes americanas y los españoles. A pesar de que habían transcurrido varios meses desde la declaración de la Independencia y muchos años desde la Revolución de Mayo, el país se encontraba todavía en una situación difícil e inestable. La guerra de independencia había agotado a los ejércitos (salvo el de San Martín) y muchos desertores desilusionados abandonaban sus familias. Hacía falta dinero para todo y no se sabía de dónde sacarlo. Casi no se podía comerciar porque había muy poco para vender al exterior. Los indios reinaban sobre la mayor parte del territorio y castigaban con los malones a las poblaciones fronterizas. Ni la vida privada, ni el más apasionado de los romances podía escapar a la turbulencia de aquellos tiempos revolucionarios.

Fue entonces cuando el Director Supremo, JUAN MARTÍN DE PUEYRREDÓN dictó – entre otras medidas contra los españoles-, un decreto que causó conmoción. En este documento se afirmaba que ” a pesar del convencimiento en que se hallan los españoles europeos de que estas Provincias no volverán a ser sometidas a su antiguo yugo y de la gratitud que deben al suelo que hace su fortuna, continúan obstinadamente en el sistema de empeñar todos sus conatos por detener los progresos de la libertad y de la dicha de la patria” y establece “En esta virtud, ordeno y mando a todos los gobernadores de la provincia, prelados diocesanos y castrenses, no concedan por su parte, licencia alguna para contraer matrimonio a las jóvenes americanas con españoles europeos, que no obtengan carta de ciudadanía, sin el allanamiento que deberán solicitar a la autoridad suprema y que les será concedido por la Secretaría de Estado en el Departamento de Gobierno al prudente arbitrio que se formare de las ventajas e inconvenientes que puedan producir dichos matrimonios, según los casos”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.