PROGRESO Y ADELANTOS TÉCNICOS (1853)

Aunque ya en 1853, en las inmediaciones del Retiro, se había construido un gasómetro, recién en 1856, pudo considerarse que el progreso había llegado a Buenos Aires, cuando el alumbrado a gas, se instaló experimentalmente en las principales calles de la ciudad. En 1862 se estableció una fábrica de gas, que ocupaba el mismo terreno donde hoy está la Torre de los Ingleses. El 29 de agosto de 1857 (y no el día 30, conforme certificó el tradicionalista Pastor S. Obligado), partió de la Estación del Ferrocarril del Oeste, que se levantaba en la manzana hoy ocupada por el Teatro Colón, nuestro primer ferrocarril, el ferrocarril a la Ensenada, que tenía su estación de partida en Paseo Colón y Venezuela. Durante el primer semestre de 1896, y debido a los constantes esfuerzos del ingeniero Rufino Varela (hijo) —quien había establecido una usina —, llegó la electricidad en nuestra ciudad, suprimiéndose los faroles a gas de las calles de Buenos Aires. La instalación del Palacio de las Aguas Corrientes, fue otro hito que marcó el progreso que iba alcanzando la ciudad. Construído en 1887, estaba ubicado en la manzana comprendida por las calles Ríobamba, Ayacucho, Córdoba y Viamonte, pero para alimentar sus depósitos, instalaron las maquinarias y los filtros en la hoy avenida del Libertador General San Martín, frente al monumento del general Mitre y sus oficinas estaban donde hoy funciona el Museo de Bellas Artes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.