PROCESO A LEANDRO N. ALEM (08/11/1893)

Durante la ocupación de Rosario por los radicales, en la última semana de setiembre de 1893, aquella ciudad —que había quedado en manos del cuerpo consular— vió entrar a las fuerzas vencedoras de la sedición, que al mando del general FOTHERINGHAM,  decididamente ocupa la estación ferroviaria, mientras el general BOSCH se encargó luego de la ocupación de toda la ciudad. Alem, que había desaparecido, fue descubierto finalmente por la policía y llevado a prisión. El proceso que se le inició en la fecha, formó un voluminoso legajo de varios cuerpos. En su declaración, el jefe radical asumió la responsabilidad de la revolución, declaró que no necesitaba defensor y se negó a contestar preguntas y a dar nombre propio alguno. Junto con Alem fueron procesados unos 20 radicales, de los cuales 10 eran abogados. La Corte Suprema de la provincia, admitió que los delitos de rebelión cometidos en Tucumán son excarcelables y de inmediato los procesados de Rosario solicitaron su libertad bajo fianza. El juez federal resuelve liberar a Alem y el jefe político de Rosario cumple la orden; pero llegado a la puerta misma de la jefatura de policía, el jefe radical es tomado prisionero nuevamente, pero esta vez, es en cumplimiento de una orden del Presidente de la Nación. El asunto vuelve a la Corte y ésta dictamina que, siendo Alem senador nacional —con diploma aprobado en agosto de 1893— no se lo puede de­tener sin permiso del Senado y ordena nuevamente su liberación. Pero el jefe de policía se mantiene en sus trece: no lo soltará si no lo ordena el presidente SÁENZ PEÑA. Estamos en diciembre de 1893 La Corte insiste e intima al Jefe político a que lo libere bajo pena de una multa de 150 pesos. El jefe paga la multa, y confirma la detención de Alem. El incidente finaliza recién el 20 de diciembre cuando el Senado expulsa al doctor Alem. El 6 de marzo de 1894 el Poder Ejecutivo decreta su libertad. Un año después, la Ley de Amnistía del 25 de enero de 1895, dejará sin efecto este proceso (ver Revolución de 1893).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.