PRIMEROS PERIÓDICOS (01/04/1801)

EL TELÉGRAFO MERCANTIL, RURAL, POLÍTICO, ECONÓMICO E HISTORIOGRÁFICO DEL PLATA. Apareció en Buenos Aires el 1º de abril de 1801 y fue el primer periódico publicado en el Río de la Plata. Fue su fundador y primer Director el Coronel FRANCISCO ANTONIO CABELLO Y MESA, que se definía a sí mismo como “primer escritor periodista de Buenos Aires y Lima”. El hombre tenía ya su experiencia en el oficio. En 1770 había fundado en el Perú, “El Mercurio”, que fue el primer periódico de América del Sur y en 1790 había editado El Diario en Lima. Cuando en 1800, en viaje de regreso a España, llegó a Buenos Aires, el puerto estaba bloqueado por buques corsarios y Cabello y Mesa decidió quedarse en la ciudad. Pidió permiso al virrey Avilés para editar un periódico y ese fue el comienzo de una publicación cuyo primer número salió el 1º de abril de 1801. El periódico, que en realidad era una modesta publicación  aparecía los miércoles y sábados (después, también los domingos) y constaba de ocho páginas, con formato de cuadernillo de 21 por 15 cm. Estaba impreso en la Imprenta de los Niños Expósitos y en sus páginas colaboraron importantes personajes como JUAN JOSÉ CASTELLI, LUIS JOSÉ CHORROARÍN, DOMINGO DE AZCUÉNAGA (bajo un seudónimo escribía poemas e tono festivo), EL DEÁN GREGORIO FUNES y MANUEL BELGRANO, entre otros. Traía un poco de todo y en el primer número, se publicó la “Oda al Paraná”, de MANUEL JOSÉ DE LAVARDÉN. Incluía noticias sobre precios de mercaderías, datos de navegación, notas sobre geografía, meteorología, comercio, educación, agricultura. No faltaban denuncias y críticas sobre problemas sociales. Parece que el público leía con mucho entusiasmo cada número y reclamaba la publicación de temas de su interés. Tanta fue la demanda de los lectores que el editor debió contestar que era imposible darle el gusto a tanta gente. El Telégrafo Mercantil también traía un activo sector de avisos (verdadera prehistoria de los avisos clasificados), donde podían encontrarse anuncios de este tenor: “Nodrizas: hay varias de primera y segunda leche, esclavas y libres. Quien las necesite concurra a este despacho, se le enseñarán sus apuntes.” o “Doña Juana Petrona Cueli vende un negro en 350 pesos, sin asegurarle de vicios”. Debido a problemas de orden económico, y a raíz de varios desentendidos con las autoridades coloniales, que veían con malos ojos las tímidas críticas deslizadas en sus páginas y el estilo desenfadado de las sátiras y críticas de costumbres, el periódico dejó de aparecer en octubre de 1802, habiéndose publicado hasta entonces 110 entregas regulares, muchos suplementos y números extraordinarios. Cabello y Mesa no tuvo mejor fin pues, regresó a España y en Sevilla, acusado de conspiración, murió decapitado en el patíbulo.

SEMANARIO DE AGRICULTURA, INDUSTRIA Y COMERCIO. Apareció el 1º de setiembre de 1802 en Buenos Aires, bajo la dirección de Juan Hipólito Vieytes  y por esto es considerado “el primer periodista argentino”. Su publicación fue suspendida en junio de 1806 a raíz de las invasiones inglesas, pero reanudó su publicación luego de producida la Reconquista de la ciudad de Buenos Aires ( , pero no duró mucho más).

LA ESTRELLA DEL SUR. Durante la ocupación de la ciudad de Buenos Aires por los ingleses que comandaba el general Carr Beresford, el 3 de julio de 1806, comenzó a aparecer en Montevideo, un periódico impreso en una imprenta que trajeron los invasores y que luego quedó en Buenos Aires. Se trataba de un periódico bilingüe en tamaño “tabloid” con dos columnas, una en inglés y la otra en castellano que se distribuía gratuitamente y del que aparecieron solamente siete números.

LA GAZETA DE BUENOS AIRES. Apareció el 7 de junio de 1810. Salía los martes y estaba bajo la direeción de Vicente Pazos Silva y los viernes, dirigida por Bernardo de Monteagudo. Sus páginas fueron el escenario de encendidas polémicas de carácter político, que sostenían ambos periodistas (ver más ampliado en “La Gazeta de Buenos Aires” en Crónicas).

LA GAZETA DE BUENOS AIRES. Aparecía los martes bajo la dirección de Vicente Pazos Silva y los viernes, dirigida por Bernardo de Monteagudo y sus páginas fueron el escenario de encendidas polémicas de carácter político, que sostenían ambos periodistas (ver más ampliado en “La Gazeta de Buenos Aires” en Crónicas).

LA GAZETA MINISTERIAL DEL GOBIERNO DE BUENOS AIRES”, Periódico creado por el Primer Triunvirato para reemplazar a la original “Gazeta de Buenos Aires” creada el 7 de junio de 1810, comenzó a publicarse el 1º de marzo de 1811, decidido a callar las voces de protesta que se alzaban en su contra, apelando, incluso a la restricción de la libertad de prensa.

EL CENSOR. Con la dirección de JOSÉ PAZOS SILVA, el 7 de enero de 1812, se pone en circulación este periódico que se oponía a las ideas que Monteagudo publicaba en “La Gazeta de Buenos Aires”. Dejó de publicarse el 24 de marzo de 1812, luego de editar apenas 12 números,  por haber sido desterrado su Director Pazos Silva. Cuando éste regresó al país, quiso reanudar su publicación, pero tuvo que hacerlo con el título de “La Crónica Argentina”, que inició con el número 13, para indicar su continuidad y en protesta, según expresó, de que se le hubiera usurpado el nombre de “El Censor”. En efecto, el 15 de agosto de 1815 había aparecido un periódico con ese título en cumplimiento del Estatuto Provisional de ese mismo año, que en el artículo VI de su capítulo II disponía: “Se editará un periódico encargado a un sujeto de instrucción y talento pagado por el Cabildo, el que todas las semanas dará al público un pliego o más con el título de “Censor”.

EL REDACTOR DEL CONGRESO. Apareció en Buenos Aires el 1º de mayo de 1816 dirigido por fray Cayetano Rodríguez y representa una importante fuente de información  para historiar el desarrollo de las sesiones del Congreso de Tucumán y el contenido de los decretos dictados por ese foro. Se editaron en total 52 números y el último está fechado el 28 de enero de 1820.

El 12 de mayo de 1821, comenzó a publicarse en Buenos Aires el periódico “ARGOS”, una publicación destinada a brindar información general que representaba los ideales y las propuestas de las clases cultas y progresistas, sin dejar de evidenciar, sin embargo, profundas contradicciones. El periódico tuvo dos etapas bien diferenciadas; la primera entre mayo y noviembre de 1821 y la segunda a partir de enero de 1822 hasta el 8 de diciembre de 1825, en que dejó de aparecer. En total se publicaron 523 números, 17 extraordinarios y 6 suplementos. Durante los primeros tiempos fue redactado por IGNACIO NÚÑEZ, SANTIAGO WILDE, MANUEL MORENO Y ESTEBAN DE LUCA. En la segunda etapa fue reflotado por la Sociedad Literaria, una agrupación formada por escritores, profesores, artistas y políticos que se integraron con fines culturales y se reunían todas las semanas en la casa de su director, JULIÁN SEGUNDO DE AGÜERO. Esta misma Sociedad publicó la revista mensual “La Abeja Argentina”, considerada la primera revista literaria del Plata y que también incluía notas sobre medicina, astronomía e industria. El “Argos” se imprimía en la Imprenta de los Expósitos y se vendía los miércoles y sábados a partir del mediodía. Constaba de cuatro páginas impresas en papel de buena calidad y mantuvo prácticamente los mismos redactores que en su primera época a los que se sumaron FELIPE SENILLOSA, SANTIAGO WILDE, VICENTE LÓPEZ, IGNACIO NÚÑEZ, el deán AMBROSIO FUNES y otros. Muchas de las notas publicadas en sus páginas exaltaban la libertad, la igualdad y la vigencia de los derechos individuales y sociales. Pero, contradictoriamente, el periódico aceptaba publicidad paga de compra y venta de esclavos. Así, compartiendo espacio con discursos libertarios, eran frecuentes los avisos del tipo “En el barrio de la Recoleta se vende una parda de 25 años, en 245 pesos” o “Se vende una niña mulata, de 10 años, sin vicios ni defectos”.(ver  “Diarios, Periódicos y Revistas”  en Temas Puntuales)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.